espolones_oseosEspolones óseos, también conocidos como osteofitos, son proyecciones óseas que se forman a lo largo de las articulaciones y se pueden observar a menudo en condiciones como la artritis. Por sí mismos, los espolones óseos no son dolorosos, pero pueden rozar contra los nervios cercanos y causar dolor.

Los espolones óseos son mayormente responsables por las limitaciones en el movimiento de las articulaciones. La razón por la cual se forman los espolones óseos es que el cuerpo intenta acrecentar el área de superficie de la articulación para distribuir mejor el peso sobre toda la superficie de una articulación que ha sido dañada por la artritis u otras condiciones. Desdichadamente, la mayor parte de ese esfuerzo de nuestro cuerpo es desperdiciado y el espolón óseo se puede convertir en algo restrictivo y doloroso.

Los espolones óseos son signos de problemas subyacentes que deben ser investigados. No se sabe con certeza cuál es la causa de los espolones óseos, pero los médicos creen que éstos ocurren en respuesta a cambios en las articulaciones que son producidos por las enfermedades y el envejecimiento más comúnmente por la osteoartritis.

Síntomas

La localización de sus espolones óseos determina dónde sentirá usted el dolor y si experimentará otros signos o síntomas. Por ejemplo, los espolones óseos en las vértebras de su espina dorsal pueden presionar contra sus nervios y producir un dolor intermitente o constante.

Causas

La osteoartritis debilita el cartílago en sus articulaciones y su cuerpo intenta reparar el daño. A menudo, esto significa crear nuevas áreas óseas a lo largo de los huesos ya existentes.

Su cuerpo también puede crear espolones óseos para proveer estabilidad a las articulaciones afectadas por la edad. Los espolones óseos son los signos distintivos de otras enfermedades y condiciones, incluyendo:

  • La espondilosis. En esta condición, la osteoartritis y los espolones óseos producen una degeneración de los huesos de su cuello (espondilosis cervical) o de la parte baja de su espalda (espondilosis lumbar).
  • Estenosis espinal. Los espolones óseos pueden contribuir al estrechamiento de los conductos en los huesos que forman la columna vertebral (estenosis espinal), ejerciendo presión sobre su médula espinal.

Complicaciones

Los espolones óseos pueden separarse del hueso y convertirse en lo que los médicos llaman fragmentos sueltos o desplazados. A menudo, los espolones óseos que se han convertido en fragmentos sueltos flotarán en su articulación o pueden penetrar la membrana sinovial que cubre la articulación (synovium). Los fragmentos sueltos pueden viajar hasta el área que está entre los huesos que forman la articulación interrumpiendo el funcionamiento y produciendo rigidez intermitente — una sensación de que algo le impide mover su articulación. Esta rigidez puede aparecer y desaparecer a medida que los fragmentos sueltos entran en la articulación y salen de ella.

Posible Tratamiento

La foraminotomía artroscópica con láser

Un foramen es la ventana por la cual la raíz de un nervio sale de la columna vertebral. Los espolones óseos que se forman como consecuencia de la enfermedad degenerativa del disco o la artritis de la columna vertebral pueden estrechar el foramen y causar estenosis de la columna vertebral o estenosis del foramen, condiciones que causan típicamente un dolor severo. El foramen puede también estrecharse como resultado de una hernia discal o por tejido cicatrizado de una cirugía previa. Estos problemas se tratan por medio de la foraminotomía.

La foraminotomía se realiza a través de una pequeña incisión en la espalda, mientras que el paciente se mantiene consciente bajo una sedación intravenosa suave. El foramen patológico o estrecho se localiza a través de una fluoroscopía con rayos-X y un alambre de guía se introduce en el área enferma. Entonces un tubo, guiado por el alambre, se introduce hasta el foramen. El endoscopio y los instrumentos quirúrgicos se insertan a través del tubo. La cámara de televisión miniaturizada en el endoscopio provee una visualización directa del tejido cicatrizado, los espolones óseos y el material patológico del disco. Después de la cirugía, se le indica al paciente un curso breve de rehabilitación física.

Beneficios de este procedimiento:

  • Menos riesgos, anestesia local, una incisión pequeña
  • Pérdida de sangre mínima
  • Corto período de recuperación
  • Daño mínimo a los tejidos
  • Las cirugías son ambulatorias
  • El paciente regresa rápidamente a su estilo normal de vida